Crónica del Tiramisú Entre Libros en Valencia (Diciembre 2011)

Extraído del blog Mesándome las Barbas, escrito por Pablo Soriano

Todavía no había amanecido cuando mi día había empezado. ¿Que cuál es la razón de tal madrugón siendo que la reunión era a las 11:30? Porque alguien tiene que levantar el país, y yo tenía que quitarle horas al sueño para poder sacar horas de estudio. El tiempo de exámenes azota a mis lujos, qué se le va a hacer.

Después de que quedáramos vía móvil Patricia Madrid (alias Loving Paris) y yo, salgo de casa en dirección del sitio acordado. Así que esperé allí impaciente, pero por poco tiempo, apenas 40 minutos de la hora acordada. No, no se lo tendré en cuenta, ¡estaba en un atasco! Con la de buenas intenciones con las que cargábamos al salir de casa: llegar pronto, prepararlo todo… ¡Y resulta que llegamos tarde al evento! Por suerte sólo teníamos que llevar los lotes de libros que se sorteaban y poco más… A la presentadora… Un detalle sin importancia…


Para nuestra suerte llegamos sólo con diez minutos de retraso a la Librería Shalakabula, así que la gente no estaba muy impacientada. Gracias a las estanterías que mostraban orgullosas la de decenas de libros que en ellas reposaban, pues pudieron distraer a la gente que sólo se les escapó un par de miradas asesinas. (No, sólo un par de dos personas, no un par por persona).

En la puerta, Loving Paris me presentó a Judith Bosch. Breve fue nuestro intercambio de palabras, nos tocó dejar trastos y preparar los dos lotes de libros que se sortearon, junto con la ayuda de Mr.Sandman y Leslok Princess. Se agradece la ayuda. De un vistazo pude ver que entre los presentes estaban varios blogueros valencianos, Anika, Guillem López (que también presentó), y otras personas que desconozco el nombre. Poco a poco que soy nuevo.

Os adelanto una foto del público para que podáis haceros una idea de cuánta gente acudió y quiénes (si reconocéis alguno). Va, os echaré una mano con algunos nombres.

De izquierda a derecha, podemos contemplar a María Gardey, Leslok Princess, Brujita, Eleidhunita, Sawako y la mujer que sólo se le ve el pelo, a la derecha del todo, Anika.

Con todo preparado, llegó la hora de empezar la reunión, así que tomé asiento junto a uno de los administradores de “El Creador de Sueños”, saqué la cámara y atendí a la primera presentación: la de Judith. La autora nos habló sobre sus dos libros y su particular documentación para “Amazonas dormidas”. Muy emotivas sus palabras, tanto que pudimos ver cómo se emocionó a medida que nos contaba su día a día y experiencias cuando invertía las mañanas en absorber la máxima información posible para el desarrollo de su novela. Me gustó su forma de expresarse: sencilla, muy cercana.

Voy a añadir dos de las anécdotas en las que puso más ganas. En una de ellas (la que más gracia me hizo) nos contó que, mientras charlaba con unas prostitutas en la calle, vio de lejos un hombre que, a primera vista, parecía rondar los 90 años. Las primeras sensaciones de ella fueron “oh no, se acerca, seguro que nos da con el bastón y nos dice de todo“. Se fue poniendo más tensa cada vez que éste se acercaba, pues no le daba buena espina, pero su sorpresa fue que, al llegar el hombre a su lado, le cogió de la mano a una señorita de compañía y entró dentro sin decir ni buenos días. Descubrió que era un cliente habitual. La segunda anécdota (que me sorprendió) se desarrolla dentro de una casa de prostitutas. Judith tenía por costumbre usar el MP3 a modo de grabadora, así hacía como que llegaba escuchando música y, mientras enrollaba los cascos al mismo, le daba al “play” para grabar las conversaciones. ¿Cuál fue el problema de aquella vez? Que entró la “madamme”, una señora ya mayor, y le mandó que apagara el aparato. No se lo podía creer, ¿era posible que supiera aquella mujer de sus intenciones? Pues sí, porque no cedió ni cuando las otras chicas intentaron explicarle que se trataba de un aparato para escuchar música. Ese día volvió a verificar el dicho de “sabe más el diablo por viejo que por diablo“.

Para acabar el turno de Judith, ésta preguntó si podía leer un fragmento de su segunda novela. Se lo permitimos, ninguno puso pegas. Así que, cogió el libro, buscó la parte que ella quería y nos la leyó. Luego vinieron los aplausos y los agradecimientos por su parte. ¡Y una sorpresa por parte de la librería! Le regalaron una piruleta y un libro. Ahí va una foto:

Judith posando con “Te regalo un cuento”, detalle por parte de los libreros.

Hubo un pequeño descanso entre presentación y presentación en el que aprovechamos para repartir los tickets del sorteo a quienes se acercaban con sus dos euros preparados. De nuevo Mr.Sandman me socorrió: a mí me daban el dinero, apuntaba sus nombres en unos post-its y se los pasaba a mi querido amigo para que los doblara y metiese dentro de una bolsa cedida por los libreros. Fue un momento tenso para mí, no tenía apoyo para escribir y tuve que salir del paso recogiendo los nombres lo mejor que pude (se supone que algunos debería de sabérmelos ya, pero soy muy despistado). A la izquierda podéis verme apuntando nombres con la librera a mi izquierda.

Y le llegó el turno a Guillem López. Creo que voy a ser un poco imparcial porque sus palabras me encantaron y desprendía una claridad de ideas e inteligencia que hizo que no quisiera desperdiciar ninguna de sus palabras. Nos habló de sus métodos, de su teoría de la gráfica atención lector-desarrollo del capítulo que debe de tener forma de sierra y del peso de sus personajes en su obra. Sus personajes tienen un peso importante, pues la obra se centra más en la evolución de los mismos que de los hechos (por ejemplo: el título de “La guerra por el norte” te sugiere una gran guerra y en el libro está desarrollada lo justo y necesario). Sobre los personajes añadiré el cómo los desarrolla, según él: por enfermedades mentales. Se basa en ellas para definirlos, pues dice que luego todo eso se exterioriza y es lo que marcan los actos, dolencias, etcétera (añadiría el tecnicismo que le dijo para definir esto, pero no lo recuerdo).

Una de las anécdotas más graciosa fue cuando nos contó cómo visualizó la obra: primero empezó con un esquema DIN-A4, luego fue pasando a formatos más grandes para luego desecharlos e invadir la mesa de su despacho y, finalmente, cubrir el suelo de su comedor con fichas y notas. Entonces se subió a una silla y lo vio todo claro.

Bebí de sus palabras todo lo que pude y más. Como escritor, supe valorarlas e intenté interiorizarlas lo mejor que supe, pues me mostraba conceptos nuevos y cosas interesantes para el desarrollo de mis futuras novelas fantásticas. Desde aquí quiero hacer saber que han tenido mucho más peso de lo que, supongo, él podría esperar.

También nos habló de las portadas de “La guerra por el norte” y “Dueños del destino”. Insistió en que tuvieran una estética parecida a la marca conocida como “Warhammer”. Y lo consiguió. Yo, que pinté en sus días aquellas figuritas y leía sobre el transfondo de aquellas razas, supe reconocer el estilo.

Después de los aplausos del público hacia Guillem y que recibiera el regalo por parte de los libreros (foto arriba), procedimos a llevar a cabo el sorteo de los lotes. Las azafatas fueron las hijas de Anika (pido disculpas por mi letra, desde el baño escuchaba cómo intentaron leer una de las dos papeletas con dificultades; servidor no podía aguantar más y me lo perdí). Ganaron Leslok Princess y Guillem (el último que paga y se lo lleva, eso sí que es llegar y besar el santo).

Una vez ya hechas las presentaciones y con los lotes repartidos, llegó el turno de atacar el tiramisú (entre otras delicias que habían en la mesa). Y, por mi parte, de recibir un ataque de post-its por parte de las hijas de Anika.

Aquí estamos todos, alrededor de la mesa donde Patricia repartía el tiramisú. De izquierda a derecha: Patricia-Mr.Sandman, yo, Anika, Juanjo, chica desconocida, Guillem y brazo de hombre desconocido.

Y en la siguiente imagen podéis ver lo que se cocía en mi espalda, gracias a una de las azafatas del sorteo, quien posa sonriente para la foto.

Luego hubo un post-tiramisú. Comimos Leslok Princess, Anabel Botella y Juanjo (su marido), María Gardey, Mr.Sandman y yo. Loving Paris se unió después. Se hablaron de muchas cosas, hubieron risas y confidencialidades.

¡Hasta la próxima!

Advertisements

About Tiramisú Entre Libros

La Asociación Cultural Tiramisú Entre Libros nació en 2011, formada por un grupo de escritores, lectores amantes de la literatura y algunos colaboradores de la web Anika Entre Libros que querían mantener el espíritu tan especial que se creó durante el I Encuentro Nacional Anika Entre Libros en Madrid, organizado por Elena Martínez Blanco durante los días 30 y 31 de Enero de 2011. Tras dos años de actividad ininterrumpida todos los meses organizando los famosos “Tiramisús” tanto en Madrid como en Valencia, la asociación tomó la decisión de cerrar, entre otros motivos, por puro agotamiento. Un año después, en 2014, salimos de nuestro letargo con ánimos y sangre renovada para iniciar nuevas actividades culturales y literarias que esperamos sean de vuestro agrado. No pretendemos realizar actividades todos los meses porque, de momento, somos conscientes de la imposibilidad de hacerlo por falta de medios. Serán actividades puntuales, como el I Festival de Literatura Infantil y Juvenil de Tres Cantos, o algunas de nuestras antiguas reuniones de Tiramisú. Entre las propuestas que nos han llegado ya, colaboraremos algunos meses con el bar Cadillac Solitario (C/ Fermín Caballero, 6, Madrid), que quiere lanzar una actividad cultural contando con nosotros. Os mantendremos informados. Puedes contactar con nosotros en: tiramisuentrelibros@gmail.com
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.